Hidritec

cloro

Sistemas de cloración: HIDRITEC K800

Escrito por hidritec 30-06-2015 en cloración. Comentarios (0)

La cloración es el sistema más habitual para la potabilización de agua, consiguiendo una correcta desinfección de la misma a partir de determinadas concentraciones de cloro libre en un tiempo de contacto establecido.

Por lo general, el tratamiento más adecuado es el método de cloración K800 que consiste en sistema un automático de dosificación, medición y control de cloro libre en un depósito de tratamiento mediante recirculación del mismo. De esta manera, se establecerá como consigna un valor adecuado de cloro libre en el depósito, que se mantendrá estable en el tiempo mediante medición del equipo y la correspondiente actuación de la bomba dosificadora de cloro.


El cloro como desinfectante en plantas potabilizadoras

Escrito por hidritec 09-07-2014 en Ingeniería. Comentarios (0)

La  cloración del agua es el sistema más eficaz y utilizado en los métodos de desinfección de agua potable debido a la persistencia del agente desinfectante, siempre y cuando, los mismos se complementen con los adecuados tratamientos de preoxidación con el objetivo de evitar la aparición de trihalometanos y compuestos organoclorados.

El uso común del cloro como agente desinfectante se puede encontrar en tres formas más habituales, cada una de ellas con sus ventajas y desventajas, por lo que deberá ser importante la correcta elección del producto químico a utilizar en cada caso:

  • Cloro gas: En este caso el cloro se suministra en botellas en su forma elemental. La ventaja fundamental, en caso de decirnos por esta opción, consiste en la eficacia de dosificación ya que por cada gramo de cloro gas inyectado en el agua obtenemos un gramo de cloro libre debido a encontrarse el desinfectante en su estado natural. Otra ventaja adicional es que la adición de cloro gas en el agua no implica un aumento de pH y su consecuente reducción de eficacia desinfectante. Como gran desventaja hay que destacar especialmente su peligrosidad en caso de fugas lo que deja esta opción como viable sólo para estaciones de tratamiento de agua potable con una capacidad alta y que requieran una gran cantidad de producto minimizando los costes logísticos.
  • Hipoclorito cálcico. Se trata de un producto sólido y estable lo cual facilita su transporte aunque es importante considerar que el mismo debe efectuarse en condiciones especiales y refrigeradas debido a su capacidad de explosión. Evidentemente, su eficacia es mucho menor que la del cloro gas debido a que el peso molecular del cloro solo representa una parte del total de la molécula de hipoclorito cálcico. La gran desventaja del hipoclorito cálcico es que en primer lugar es necesaria su dilución en plantas de preparación provistas de agitadores. Además, produce un incremento del pH y de la dureza del agua.
  • Hipoclorito sódico. Posiblemente el agente más utilizado en plantas de tratamiento de agua potable. Se encuentra en estado líquido por lo que resulta fácil de dosificar. Al igual que el hipoclorito cálcico, presenta un rendimiento muy inferior al cloro gas, no obstante, por lo general es un producto económico y su manejo resulta sencillo, no siendo necesario ningún tipo de sistema de preparación con agitación. Como gran desventaja además de producir un aumento de pH hay que destacar que es un producto que se degrada con facilidad no siendo viable un almacenamiento superior a tres meses. Este problema dificulta en exceso cualquier tipo de exportación de hipoclorito sódico resultando en ocasiones complicado conseguirlo en ciertos países que no dispongan de producción propia.

Como resumen, el hipoclorito sódico suele resultar en plantas de tratamiento de agua potable de tipo medio la mejor solución y más económica en países productores de este producto químico. No obstante, en el resto de regiones, el coste del producto químico se dispara y en ciertas ocasiones la efectividad está muy reducida debido al transporte y las altas temperaturas.

Como alternativa a la utilización de los productos químicos anteriormente mencionados cabe considerar la producción de hipoclorito sódico in situ a partir de electrólisis de salmuera. El coste del producto químico así como su transporte y manipulación se sustituye por el coste energético y de la cantidad de sal necesaria (producto económico y de fácil acceso en cualquier tipo de mercado).

La generación de cloro in situ evita cualquier tipo de degradación del producto debido a que se evita el almacenamiento. Esto provoca un aumento en el rendimiento de dosificación y una mejora en la estabilidad del mismo.

En nuestra próxima entrada hablaremos de la tecnología de generación electrólitica de hipoclorito sódico. 

Para saber más