Hidritec

Decantadores Lamelares

El propósito principal de la decantación es separar sólidos sedimentables por acción de la gravedad. Este método suele emplearse cuando el agua contiene sustancias que, debido a sus características (densidad, diámetro...) no pueden ser eliminados por sistemas más sencillos como flotación.

Con ayuda de compuestos coagulantes y floculantes, se consigue agrupar las partículas formando los denominados flóculos que, por su propio peso, sí se pueden separar del agua. Este proceso tiene lugar en unos depósitos donde la velocidad del agua es suficientemente baja, llamados decantadores, de los que existen diferentes clases agrupadas en función del tipo de proceso, según el flujo hidráulico, la concentración de los fangos o la reutilización de los lodos.

El objetivo, en el caso particular de los decantadores lamelares es básicamente aumentar la superficie de decantación y la obtención de un flujo laminar. Éstas características les otorgan ventajas frente a otros sistemas, como son poseer un tamaño reducido y compacto, lo que facilita y disminuye el coste de la obra civil a realizar, así como proporcionar rendimientos elevados.

Los ámbitos de aplicación más habituales son plantas de potabilización, pequeñas estaciones de tratamiento de aguas residuales (EDAR) y plantas físico-químicas industriales.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: