Hidritec

Reducción de cloraminas en piscinas

El tratamiento del agua de las piscinas mediante sistemas de cloración es el más habitual y utilizado, especialmente en piscinas públicas de gran afluencia de bañistas mediante la dosificación de hipoclorito sódico en forma líquida, o bien como dicloro o tricloro granulado o en tabletas.

 

El cloro libre presente en el agua produce una correcta desinfección del agua evitando el desarrollo de bacterias, algas y microorganismos y además reacciona con la materia orgánica del agua mediante procesos de oxidación y combinación química.

 

Por tanto, el cloro añadido a la piscina se encuentra fundamentalmente en dos estados, en forma de cloro libre, o combinado con materia orgánica (cloro combinado) siendo la suma de las dos concentraciones el llamado cloro total.

 

El cloro libre es la especie desinfectante y reactiva, por tanto, la que nos interesa mantener en unos niveles adecuados para poder tener la piscina correctamente tratada, además, será importante tener controlado el valor del pH ya que su efecto desinfectante dependerá del valor que tengamos de pH en la piscina.

 

 

El cloro combinado, en cambio, no tiene capacidad desinfectante en la piscina y es el resultado de la reacción química del cloro con el exceso de sustancias orgánicas disueltas en el agua de la piscina o contenidas en el filtro. Al contrario que el cloro libre, que no supone molestias para el bañista en sus concentraciones habituales, el cloro combinado y especialmente las cloraminas (cloro combinado con sustancias nitrogenadas) es el responsable de los típicos escozores, olores a piscina, irritaciones y alergias. Además de las molestias, un exceso de cloro combinado es indicativo de una piscina con excesiva carga orgánica ya sea por un mal diseño hidráulico de la piscina, defecto de filtración o poca higiene de los bañistas.

 

Es, por tanto, de vital importancia en una piscina mantener unos bajos niveles de cloro combinado. Para ello, en primer lugar, la mejor opción es evitar su formación con un diseño hidráulico correcto y la elección de una bomba de recirculación adecuada y que funcione el mayor número posible de horas. El estado y limpieza del filtro es fundamental. Una adecuada filtración nos elimina la suciedad introducida en la piscina, sin embargo,son necesarios los lavados periódicos de los filtros ya que en muchas ocasiones es en el propio filtro donde se retienen las sustancias orgánicas que reaccionan con el cloro. Finalmente es importante una higiene correcta de los usuarios de la piscina mediante el uso de gorros, y duchándose antes del baño para evitar el aporte de cremas, bronceadores, etc.

 

Una vez que ya no podemos actuar en la formación de cloraminas y sustancias organocloradas en las piscinas tenemos tres posibilidades fundamentales para su reducción.

 

1) Dilución de la piscina por renovación de agua. Teniendo en cuenta que el aporte de agua de renovación no añade cloro combinado en la piscina, el porcentaje de renovación supondrá el mismo factor de reducción en los niveles de cloro combinado. Es una solución sencilla, pero que implica un gran gasto de agua con los problemas medioambientales que eso supone, además, las aportaciones de agua que habitualmente se realizan en la piscina suponen un porcentaje de reducción de cloro combinado mucho menor al aportado por los bañistas.

 

2) Tratamiento con radiación ultravioleta. Mediante el tratamiento con equipos UV se consigue además de mejorar la desinfección de la piscina, una reducción de las cloraminas por reacción fotoquímica que provoca la destrucción de las mismas. Esto nos permite trabajar a bajos niveles de cloro libre y reducir los niveles de cloro combinado a unos valores muy bajosdel orden de 0,1 o 0,2 ppm eliminado los olores a cloro de la piscina, irritaciones y otras molestias características de altos niveles de cloraminas.

 

3) Tratamiento con ozono. El ozono al igual que el ultravioleta es un desinfectante muy potente, del orden de 3.000 veces más efectivo que el cloro. Además, es uno de los oxidantes más potentes que existen, por lo que es capaz de oxidar la materia orgánica presente en el agua y destruir las cloraminas y el cloro combinado, dejándolo en valores prácticamente nulos. Es un sistema mucho más caro y complejo pero que sin duda nos da el mejor tratamiento posible en la piscina y del cual hablaremos ampliamente en otro capítulo.

 

 

Comentarios

Que porcentage de agua nueva necesita para eliminar las clorominas

Añadir un Comentario: